Todos los cuidados de las plantas después del verano

Cuando acaba el verano y se nos presentan unas temperaturas más frescas es hora de hacer inventario de plantas. Lamentablemente, por mucho que cuides tus plantas, cuando el verano es demasiado caluroso, alguna se acaba por ir. Por eso, ¿sabes qué cuidados de las plantas después del verano has de proporcionarles?

Nosotros te vamos a echar una mano ya que estos cuidados después del verano son muy importantes porque servirán para preparar a las plantas para el otoño y el invierno.

Falta de riego

Macetas

Uno de los problemas habituales en las plantas tras el verano es haber sufrido escasez de agua. Por mucho que riegues, no puedes pasarte, porque entonces serían las raíces las que se resentirían. Y aunque la planta la riegues a menudo, al final puede haber sufrido este problema.

¿Cómo lo notarás? Pues la planta la verás un poco apagada, con las hojas algo arrugadas, lacias y que fácilmente se desprenden de la planta. Además, las flores, si las tiene estarán marchitas.

Pero aún hay más. Un claro síntoma de que hay sufrimiento por agua es que verás que el sustrato se separa de la maceta, o incluso que se ha compactado. Si es así, indica que, pese a haberla regado y estado pendiente, ha sufrido por falta de riego.

Si eso pasa, la solución empieza por quitarle las hojas marchitas, las flores que estén muertas y hacer una pequeña limpieza de hojas. Después, quítala de la maceta, elimina la tierra y ponle nueva. De esta manera dejará de tener la tierra compactada y podrá humedecerse mejor.

Y, por supuesto, es hora de regar. Intenta hacerlo casi con la misma intensidad que en verano, al menos durante una semana. Después ve reduciendo esos riegos.

Exceso de riego

¿Te acuerdas que antes te decíamos que no podías estar regando continuamente porque eso puede provocar que las raíces se pudran? Pues puede ser que hayas regado a tu planta más de lo normal y al final tenga un exceso de agua.

Eso es muy peligroso, porque puede perder las raíces, aparecer hongos…

Si la has cogido a tiempo, entre los cuidados de las plantas después del verano que tendrás que hacer será sacarla de la maceta y quitarle todo el sustrato hasta dejar al descubierto las raíces.

Revísalas y corta las que estén negras, estén blandas, etc. Esas ya no tienen solución y si las cortas das más posibilidades a que la energía se centre en las sanas (y a producir más).

Ahora, coge una maceta nueva y tierra nueva. Como estará seca, ayudará a absorber la posible humedad que haya aún en la planta. Eso sí, no riegues, al menos por cuarenta y ocho horas. Después, riega pero en menos cantidad y ve observando si la planta empieza a recuperarse.

Sequedad ambiental

Muchas plantas, por no decir todas, necesitan de ventilación y de una humedad ambiental. Hay algunas que necesitan más, y otras menos. El problema es que esta no la encuentras solo abriendo la ventana y ya está. Será necesario que controles el tipo de humedad que hay. Y, en caso que no sea suficiente, empieza a pulverizar agua a menudo (a veces con una vez al día es suficiente) para que se nutran.

Ten en cuenta que en el verano, con las altísimas temperaturas, pueden haber sufrido y eso hace que necesites recuperar las plantas.

De hecho, lo normal es que hayan perdido las hojas y solo se hayan quedado con el tallo. Pero si sigue viva podría volver a resurgir.

Polvo en las hojas

¿Sabías que cuando abres la ventana entra más polvo? En verano es inevitable hacer esto para lograr que se ventile la casa (y que entre algo de aire fresco). Pero el polvo se acumula en las hojas de las plantas y provoca que no puedan captar los rayos solares y hacer la fotosíntesis como deberían.

Así que tendrás que hacer una pequeña limpieza, hoja a hoja. Hazlo con un paño húmedo y tómate tu tiempo.

Falta de luz

Planta de interior llevando luz solar

Otro de los cuidados de las plantas después del verano tiene que ver con la falta de luz. Esto viene de dos problemas principales: por un lado, el hecho de tener que bajar persianas y cerrar cortinas para que el sol no entre (y caliente demasiado la casa); y por otro lado, porque te hayas ido de vacaciones y hayas dejado todo a oscuras.

Cuando veas que tu planta ha perdido color en las hojas, o que están amarillas, indica que les ha faltado luz. Pero no quiere decir que debas coger y ponerla directamente al sol para que coja lo que necesite. Eso sería más una sentencia de muerte de la planta.

Ten en cuenta que en esos momentos está débil y por mucho sol que le des, no puede absorber un exceso. Por eso, lo mejor es ir poco a poco. Tardará aproximadamente una semana en conseguir recuperarse y que la puedes dejar al sol como siempre hacías.

Las plagas han atacado

El verano es una de las épocas favoritas por las plagas para atacar a las plantas. El problema es que, después del verano, pueden seguir haciendo de las suyas (si no se han cargado a la planta aún).

Si bien debemos decirte que las plagas han de eliminarse en el mismo momento en que las veas, puede ser que hayas vuelto de vacaciones y te hayas encontrado con este problema.

Para empezar, tienes que quitarla de inmediato. Para ello puedes utilizar algún producto que te ayude o bien limpiar la planta de arriba abajo con agua con alcohol o con aceite de neem. Has de repetir el proceso a la semana para asegurarte de que no hay nada que la perjudique.

Y, por supuesto, te tocará revisar que está bien y que se vaya recuperando. Si ves que es al contrario puede ser porque la plaga ha hecho más daño de lo que se pensaba en un principio, que aún tiene plaga por la planta (si es así te recomendamos quitar la tierra y ponerle nueva para intentar salvarla; así como repetir el proceso).

Cuidados de las plantas después del verano a nivel general

Nacimiento de planta

Puede ser que tus plantas estén sanas y lleguen al final del verano de forma saludable. Pero incluso en esos momentos tienes que empezar con los cuidados para prepararlas para el otoño.

Y estos, a nivel general, implican:

  • Establecer un sistema de riego por cada planta.
  • Podar las plantas.
  • Revisar las raíces.
  • Revisar en busca de plagas, hongos o virus.
  • Controlar la temperatura.
  • Ubicar según las necesidades de temperatura e iluminación.

Como ves, son muchos los cuidados de las plantas después del verano pero merecerá la pena para prepararlas de cara a las temperaturas más suaves del otoño, y las más frías del invierno. ¿Nos das algún consejo más?

Todos los cuidados de las plantas después del verano

Leave a Reply

Scroll to top
%d bloggers like this: