Veronica spicata: cómo es la planta y qué cuidados precisa

Las plantas con flores son de lo más bonito que hay. Sin embargo, además de las más conocidas, hay otras que pueden resultar muy atractivas. Como es el caso de la Veronica spicata.

El género Veronica es uno de los más grandes, caracterizados por plantas con espigas florales que llaman mucho la atención (además de que son flores que duran bastante). Pero, ¿qué sabes de esta planta? ¿Y de sus cuidados? A continuación te lo contamos todo.

Cómo es la Veronica spicata

Flores

Lo primero que debes saber sobre la Veronica spicata es que hablamos de una planta en forma de mata que no medirá más de 30-40 centímetros de longitud. Como el resto de las otras muchas especies que tiene el género, proviene normalmente de Eurasia (es decir, Europa y Asia).

Las hojas de esta planta son dentadas y de un color verde. Sin embargo, también tiene un vello que recubre toda la hoja dándole un toque plateado bastante elegante.

En su época de floración, algo que ocurre en primavera, tiende a crear unas varas florales llenas de diminutas flores que pueden ser azules o rosas. De hecho, al ir abriéndose poco a poco parecerá como si fuera un cono de un color diferente al de las hojas y muy apreciadas decorativamente. Además, duran toda la primavera y parte del verano. Razón por la que muchos las escogen al poder disfrutar tanto tiempo de sus flores.

Cuidados de la Veronica spicata

Spicata

Tras conocer un poco mejor la Veronica spicata, es posible que después de ver algunas fotos de ella te des cuenta que es una planta que querrías tener en tu jardín o en una maceta. Pues bien, tenerla no es difícil. Pero para que se mantenga y sobre todo salga adelante, es importante conocer cuáles son los cuidados principales que tiene. Y a continuación tienes una guía de los más importantes.

Ubicación y temperatura

La mejor localización de la Veronica spicata es, sin duda, en exterior. Es una planta herbácea que necesita el sol directo para crecer bien.

En algunos casos puede ser que esté mejor en semisombra, pero esto sería sobre todo en zonas donde el calor fuera demasiado fuerte (por ejemplo, en el sur de España).

En cuanto a la temperatura, no tiene demasiado problema con el sol y también es capaz de soportar bien las heladas, siempre y cuando estas no duren demasiado.

Eso sí, hay algo que no tolera para nada: los vientos fuertes. Así que cuidado a la hora de colocarla en el jardín para que no esté en una zona donde el viento pueda afectarla.

Sustrato

Si bien la Veronica spicata no es demasiado selectiva en el tipo de tierra a utilizar, sí que se recomienda que se tenga un sustrato que tenga un buen drenaje porque no se lleva nada bien con la tierra empapada.

Además, es importante que uses una tierra con algo de materia orgánica. De hecho, si la tierra de tu jardín es arcillosa, o de bajos nutrientes, tendrás que echarle una base de compost para que la planta pueda agarrar bien y tenga lo que necesita para desarrollarse una vez pase el estrés de haberla plantado. Es más, es recomendable que, unas dos semanas después de plantarla, añadas una nueva capa de tierra rica en nutrientes.

Riego

Si bien la Veronica spicata es una planta que resiste bien la sequía, esto solo ocurre cuando la planta ya es adulta. Mientras tanto, de joven, sí va a necesitar un riego más habitual.

Así, en primavera y verano será cuando la riegues más a menudo (pero cuidado con encharcarla porque puedes perderla fácilmente) y en otoño e invierno disminuirás (incluso en invierno es posible que no la riegues).

Abonado

Teniendo en cuenta lo que te hemos dicho antes de la tierra, queda claro que el abonado es algo que puede ayudar a la planta a desarrollarse y crecer. Ahora bien, no es obligatorio, sino opcional.

Hay personas que tienen esta planta y que nunca la abonan, y otras que suelen echarle abono en primavera al menos una vez. Ya dependerá de tu planta.

Poda

Para evitar que su aspecto se afee, cuando la vara floral ha terminado con su esplendor es aconsejable cortarla. De hecho, a veces eso ayuda a que no pierda toda la energía.

Con el paso del tiempo también puede ocurrir que la planta pierda vigor o se vea más desgastada. Si es así puedes podarla dos tercios para hacer una rehabilitación completa de esta y que se recupere.

Otras veces, sobre todo en zonas donde suele haber heladas, se puede recomendar cortar anualmente la planta a ras del suelo para que después brote en primavera de nuevo.

Plagas y enfermedades

Detalles de la flor

Con respecto a estos problemas, lo cierto es que, con las plagas, no vas a tener problema, porque resisten las más habituales de los jardines o macetas.

Pero en el caso de las enfermedades, el exceso de agua es lo que más le afectará, hasta el punto de pudrir las raíces y quedarte sin planta.

Reproducción

Para terminar, si quieres propagar la Veronica spicata, que sepas que se puede hacer de tres maneras diferentes:

  • Dividiendo la mata. Esto se hace habitualmente cada tres o cuatro años, cuando se trasplanta. Se divide entre dos y cuatro veces la planta para tener nuevas y que estas crezcan como una adulta y vuelvan a dar nuevas matas.
  • Con esquejes. Has de asegurarte de que los esquejes sean de madera blanda. El mejor momento para cortarlos y plantarlos es al cambio entre la primavera y el verano. Debes plantarlos en la tierra y observarlos para ver si salen nuevas ramitas u hojitas.
  • A través de semillas. Es el más lento y menos efectivo, pero si tu planta te da flores, la vara floral puede proporcionarte las semillas y puedes hacer que estas salgan adelante.

La Veronica spicata no es una planta difícil de encontrar, a pesar de que puede ser nueva para ti. Se utiliza habitualmente en paisajismo y como nota de acento en los jardines, por lo que podrías buscar en viveros o floristerías para ver si la tienen o podrían traerte un ejemplar (o varios).


Veronica spicata: cómo es la planta y qué cuidados precisa

Leave a Reply

Scroll to top
%d bloggers like this: